Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Croquetas de quinua, jamón serrano y queso

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Croquetas de quinua, jamón serrano y queso

¿Aún no has probado las croquetas de quinua? ¿A quién no le gusta una croqueta? ¡Tanto los mayores, como los más pequeños de la casa, disfrutan saboreando este plato, ya que son fáciles de comer y muy ricas!

¡Os dejamos una receta muy fácil de preparar y riquísima! ¡Os encantaran!

Ingredientes:

  • 100g de quinua cocida
  • 100g de jamón serrano cortado en trocitos
  • ¼ de cebolla
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 3 cucharadas de queso rallado (en nuestro caso de cuatro quesos)
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • 2 de leche descremada
  • 1 huevo para rebozar
  • Harina de trigo para rebozar
  • Harina de galleta para rebozar
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

 Preparación

Pelaremos y rallaremos la cebolla, el ajo y los dejaremos reservados.

Pondremos una sartén al fuego, con un chorrito de aceite, añadiremos la cebolla y el ajo y dejaremos que se vaya pochando, agregaremos el jamón serrano.

Removeremos e incorporaremos la harina, mientras seguimos removiendo muy bien, para que se integre y dore (este paso es muy importante para que no sepa a harina).

Agregaremos parte de la leche, removeremos bien, para que se vayan deshaciendo los grumos que se hayan podido formar. Incorporaremos la quinua, removeremos; a medida que vaya absorbiendo la leche, iremos añadiendo más,  incorporaremos el queso rallado, removeremos y añadiremos el resto de leche y salpimentaremos al gusto.

Sabremos que la masa está lista, porque al remover veremos que se despega de los laterales.

La retiraremos del fuego y la volcaremos en un plato hondo hasta que se enfríe completamente.

Cuando esté completamente fría, con la ayuda de una cuchara de postre, iremos cogiendo porciones de la masa e iremos pasando por harina de trigo, le daremos la forma de una croqueta.

Pasaremos la masa por el huevo batido; y, por último, por harina de galleta y las iremos dejando en un plato, hasta la hora de freír.

Las freiremos con abundante aceite caliente, una vez estén, bien doradas, las dejaremos en papel absorbente, para que recoja el exceso de aceite.

¡Ya estarán preparadas para servir, calientes o frías están deliciosas!

Esperamos que las disfrutéis.

error: