Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Tallarines con calabacín picante

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

¿Qué tipo de pasta es la que más os gusta? A nosotras nos encantan los macarrones, los tallarines, etc…pero sinceramente, cuesta mucho decidirse solo por una, ya que hay muchísimos tipos y todas están deliciosas.

Combinando muy pocos ingredientes, podemos conseguir platos riquísimos y muy completos.

Pero en este caso, vamos a mostraros como preparamos unos deliciosos tallarines.

Podemos preparar muchas otras recetas, como: tallarines con pulpo, tallarines con salsa de soja, etc.

En este recetario, encontrarás muchas ideas para sacarles mayor provecho a los tallarines.

¡Atrévete a probar nuestras riquísima receta de tallarines!

Ingredientes: (4 personas)

  • 400 gr de pasta (en nuestro caso: tallarines)
  • ½ kilo de calabacines pequeños
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo sin el germén
  • Perejil picado
  • Albahaca picada
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva

Preparación

Empezaremos la receta, pelando y rallando la cebolla y el ajo y los reservaremos, en el caso, que os guste, también podéis cortar la cebolla y el ajo, en trocitos pequeños.

A continuación, lavaremos y cortaremos en rodajas finas los calabacines y los reservaremos.

Pondremos al fuego una olla, con agua y una pizca de sal, cuando el agua esté caliente, añadiremos la pasta y la dejaremos cocer hasta que esté al dente.

Cuando la tengamos al punto de cocción, la escurriremos, con la ayuda de un colador.

Mientras se va cociendo la pasta, prepararemos los calabacines.

Para cocinar el calabacín, pondremos una sartén al fuego con un chorrito de aceite y cuando esté caliente, iremos añadiendo las rodajas de calabacín. Dejaremos que se vayan dorando un poco y cuando estén crujientes, las retiraremos.

En la misma sartén, añadiremos un poco más de aceite y pondremos a pochar la cebolla y el ajo.

Cuando esté la cebolla y el ajo pochado, añadiremos el calabacín y salpimentaremos al gusto. Después, incorporaremos el perejil, la albahaca y removeremos.

Añadiremos la pasta que teníamos reservada, removeremos un poco y dejaremos durante unos segundos, para que se integren los sabores.

En el momento de servir, espolvorearemos con el queso parmesano rallado.

La pasta, saludable y deliciosa

Los tallarines son muy fáciles de reconocer, ya que se asemejan mucho a los espaguetis, pero en este caso, son más anchos. En China, también elaboraban una clase de fideos con harina de arroz o soja; mientras que los que consumimos de manera más habitual en occidente, proceden de Italia, los cuales se elaboran con trigo.

Podemos usarlos de la manera más básica, cocinándolos al dente y añadiendo mantequilla, pero también podemos prepararlos con muchos tipos distintos de salsas.

De esta manera, preparando diferentes tipos de salsas, podemos combinar muchos otros ingredientes, como hortalizas, pescados, carnes, etc; a nuestro plato de pasta, consiguiendo recetas muy sencillas, nutritivas y deliciosas.

La pasta es un alimento que debemos incluir en nuestra alimentación diaria, ya que nos aporta muchos nutrientes; de manera que, lo ideal sería añadir la pasta a nuestra dieta diaria de 1 a 3 veces por semana, pues su aporte en hidratos de carbono, nos permite alimentarnos.

En general, las recetas de pasta, son muy sencillas de elaborar, pero debemos tener en cuenta, que para conseguir el punto perfecto de los tallarines, la pasta debe quedar “al dente”, para conseguirlo, necesitaremos cocer la pasta en agua hirviendo y añadir al agua una pizca de sal y un chorrito de aceite. Entonces, se debe añadir la pasta, cuando el agua, llegue a su punto de ebullición. Poco a poco, iremos removiendo, para que la pasta no se queme.

Cuando la tengáis al punto, y la retiréis, un consejo muy útil es, si la no la vais a consumir al momento, os recomendamos que escurráis la pasta y la paséis por agua fría, la escurráis correctamente y añadáis un chorrito de aceite de oliva, para que la pasta no se pegue y evitar que quede apelmazada.

Espero que estos consejos, os sean de gran ayuda.

Aquí os mostramos muchas otras recetas sabrosas y saludables.

Propiedades del Calabacín 

Este alimento tan ligero, es capaz de estimular el metabolismo, aumentando la eliminación de la grasa.

Si incluimos el calabacín en la dieta, conseguiremos perder peso sin que perdamos el aporte de nutrientes y sin temor a sentirse sin falta de energía en pocas semanas.

Una manera de conseguir aprovechar casi de forma íntegra su alto contenido en vitamina A, para beneficiarnos al máximo de la acción protectora de nuestra piel, es hervir o freír brevemente con un chorro de aceite, debido a que esta vitamina necesita grasas para disolverse mejor.

En la piel de esta hortaliza se encuentra su mayor proporción de magnesio, mineral que nos ayuda a fortalecer el corazón, los músculos y la vitamina E, nos ayudará a mejorar nuestra salud.

Contiene mucha agua, por lo que es ligera y tiene una gran acción diurética y depurativa.

Se puede cocinar de muchas maneras: salteado, condimentado con curry, comino, etc.. Siendo un acompañamiento perfecto para carnes de difícil digestión.

Debido a su contenido en fibra, el calabacín protege las paredes del estómago del exceso de acidez desinflamando y suavizando el intestino y mejorando el estreñimiento (sobretodo en casos de: gastritis, ardor…)

Si estas realizando una dieta, es perfecto que añadas esta hortaliza en tus platos, pues su efecto saciante, combinado con hidratos de carbono, evitará subidas de azúcar en sangre y por lo tanto, también se reducirá el aumento de depósitos de grasas.

Para preparar este alimento, es muy importante que este vegetal esté en su punto óptimo de madurez, pues la pectina que contiene este vegetal la hace muy suave a la hora de cocerla cuando todavía no está bien madura. No obstante, si ya está madura, su contenido en fibra es mayor.

En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de calabacines: el amarillo suele comerse crudo, acompañado junto con zumo de limón; de esta manera, podemos obtener todos sus beneficios. Siempre debemos comer el calabacín fresco y es recomendable no guardarlo más de cinco días en el refrigerador ya que de este modo, se corre el riesgo de perder sus aportes vitamínicos.

Te aconsejamos que para tener una sana alimentación siempre se deben incluir en los platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales, no pueden faltar: los calabacines, el bróquil, las espinacas, etc…

Summary
recipe image
Recipe Name
Tallarines con calabacín picante
Author Name
Published On
error: