Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Buñuelos de patata con atún

Los buñuelos de patata son un aperitivo delicioso y saludable, perfectos tanto para los más mayores de la casa, como para los más peques.

Su preparación es muy sencilla y además, es una alternativa perfecta por si tenemos patatas en casa y debemos preparar un aperitivo rápido y sabroso. Simplemente, necesitaremos cocer las patatas y añadir unos cuantos ingredientes más.

A continuación, te explicaremos cómo hacer buñuelos de patata con atún de rechupete.

Ingredientes (para 6 buñuelos)

  • 1 patata mediana
  • 1 lata de atún en aceite
  • 1 pimiento verde mediano
  • ¼ de cebolla
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Perejil picado
  • Eneldo picado
  • Pan rallado para rebozar
  • 1 huevo para rebozar
  • Aceite de oliva

Preparación

Lavaremos y picaremos en trocitos muy pequeños el pimiento y desecharemos el tallo y las semillas y lo reservaremos

Pelaremos y rallaremos la cebolla y la reservaremos.

En una olla con agua y sal, pondremos a cocer la patata y cuando la tengamos cocida, la pelaremos y la haremos puré, a continuación, la reservaremos en un bol.

Pondremos una sartén al fuego con un chorrito de aceite y añadiremos el pimiento, dejaremos que se vaya pochando.

Agregaremos la cebolla, la sal, removeremos y dejaremos que se poche junto al pimiento y reservaremos.

Añadiremos al bol que teníamos reservada la patata, la lata de atún previamente escurrida, el sofrito de pimiento con cebolla, salpimentamos al gusto e incorporaremos el perejil y eneldo al gusto, mezclaremos bien y dejaremos reposar la masa resultante durante un par de horas.

Con la ayuda de una cuchara de postre cogemos porciones de la masa, le daremos la forma que más nos guste (redondeada como albóndigas, alargadas como croquetas, etc…)

Al pan rallado le añadiremos perejil picado y eneldo al gusto.

Rebozaremos nuestros buñuelos por la mezcla de pan rallado, a continuación, pasaremos los buñuelos por huevo batido y por último, otra vez, por pan rallado.

Pondremos al fuego una sartén, con abundante aceite y cuando esté caliente, iremos incorporando nuestros buñuelos, hasta que estén dorados, por todos los lados.

Cuando los tengamos dorados, los retiraremos y los iremos reservando en papel absorbente.

Los podremos servir calientes o fríos, acompañados de una ensalada.

Propiedades de la patata

La patata es un maravilloso tubérculo originario de los Andes, nos proporciona energía a raudales y aumenta el nivel de concentración.

Esta hortaliza, proporciona a nuestro organismo una fuente esencial de energía, por lo que son especialmente importantes, incluso en las dietas.

Las patatas, provocan la estimulación inmunológica, gracias a su contenido en vitamina C.

También son una fuente de vitamina B; ácido fólico y minerales, como: potasio, magnesio y el hierro.

Este preciado tubérculo, contiene kukoaminas, las cuales ayudan a reducir la presión arterial.

Además, contienen 60 tipos diferentes de fitoquímicos y vitaminas en su piel, entre ellos, flavonoides, que protegen nuestro organismo frente a las enfermedades cardiovasculares, al disminuir los niveles de LDL, o también, conocido como colesterol malo y mantener las arterias libres de grasa.

Las vitaminas B, nos ayudan a proteger nuestras arterias. Concretamente la vitamina B6, que se encuentra en las patatas, reduce los niveles de una molécula, conocida como: homocisteína, implicada en la inflamación y el buen funcionamiento de las arterias. Los niveles elevados de esta molécula, se encuentran asociados con el aumento del riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Beneficios de las patatas 

Nos aporta fibra dietética, que nos ayuda a tener una digestión saludable y en el tránsito intestinal, protegiéndonos de enfermedades, como: el cáncer de colon.

Además, la Vitamina B6, es necesaria para la renovación celular, para tener un sistema nervioso saludable, junto con un estado de ánimo equilibrado.

La patata, es uno de los alimentos más ricos en potasio, un mineral esencial en la dieta de las personas hipertensas.

Una forma de cocinarlas, es asarlas al horno o hervirlas con su propia piel, de esta manera, aprovecharemos mejor el contenido en vitamina C y B, que se encuentra en la piel de este tubérculo.

La patata, es un alimento básico en la dieta de los más pequeños de la casa, ya que aporta energía a medio y largo plazo; además, de favorecer la producción de masa ósea y estimular el crecimiento.

No obstante, debemos tener cuidado con los carbohidratos que nos aportan las patatas, debido a su elevado índice calórico.

Propiedades del atún

La mayor parte de los lípidos que lo constituyen son ácidos Omega 3, que ayudan a reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre.

Es el pescado azul con menor contenido en grasas, responsable de aumentar el riesgo cardiovascular. Además, su contenido en vitamina D, facilita la absorción a nivel intestinal del calcio; así como su fijación en los huesos. 

El atún destaca por su riqueza proteínica, superior a la de muchas carnes, aumentando el nivel de saciedad del estómago y favoreciendo la quema de grasas.

El atún destaca por su elevada cantidad de vitamina del grupo B, esencial para mantener los nervios y mejorar el aprovechamiento de los nutrientes; así como, vitaminas liposolubles A y D y minerales (Fósforo, magnesio, hierro y yodo).

Beneficios del atún

  • Vitamina B12, un nutriente que ayuda a prevenir la demencia.
  • Fósforo y vitamina D, que favorece a la absorción del calcio, fortaleciendo los huesos y ayudando a prevenir sus posibles fracturas óseas.
  • Las grasas cardiovasculares de este pescado, ayudan a reducir el colesterol malo, por lo tanto, ayudan en la prevención de trombos y protegiendo el corazón y nuestra piel por dentro.
  • Ayuda a reducir la inflamación y calmar el dolor de las articulaciones afectadas por la artritis.
  • El atún contiene dosis considerables de hierro; además es el pescado con mayor contenido en proteínas esenciales para el correcto funcionamiento de los músculos. Junto con el pollo y el pavo, constituye una de las principales fuentes de proteína para los deportistas, y convirtiendo este alimento excepcional en una parte indispensable de la dieta.
  • El consumo regular de omega 3, presente en el atún y en otros pescados azules, permite reducir los factores de riesgo coronarios, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial, la diabetes, el sobrepeso y la obesidad.

¿Cómo podemos consumir el atún?

Fresco, congelado o en conserva, de todas las maneras poseen un valor nutricional similar, aunque las conservas pueden contener más sodio y potasio y una menor cantidad de selenio.

No obstante, como en todos los alimentos, también existen, contraindicaciones, como en el caso de las personas que padecen hiperuricemia, ya que han de tener especial precaución en el momento de consumir atún, por su contenido en purinas.

Podemos incluir este alimento en infinidad de preparaciones, como: en ensaladas, con pasta, sándwiches, pizza, etc..

error: