Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Ñoquis en salsa de espinacas

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

¿No sabes qué cocinar hoy?

En esta ocasión, te mostramos cómo preparar unos deliciosos ñoquis en salsa de espinacas.

Los ñoquis o ‘gnocchi’ proceden de Italia y están elaborados a base de patatas, con harina de trigo y huevos.

Los ñoquis son una alternativa a la pasta y suelen servirse como plato principal y también como guarnición de otros platos.

En el supermercado encontrarás, una amplia variedad de ñoquis, desde los elaborados únicamente con patata, o ricotta.

En esta ocasión, os vamos a mostrar cómo preparar unos ñoquis en salsa de espinacas. Es una receta muy sencilla de cocinar y saludable, ya que nos beneficiaremos de las propiedades de la patata y las espinacas.

Además es una excelente opción, para que los más pequeños de la casa, se alimenten correctamente y coman fácilmente espinacas.

Ingredientes (para 2 personas)

  • 300 g de ñoquis de patata
  • 2 lochas de jamón serrano o jamón cocido si lo queremos más suave
  • 120 g de hojas de espinacas frescas
  • ¼ de cebolla
  • 200 ml de nata fresca o leche evaporada
  • 2 cucharadas soperas de queso parmesano en polvo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva

Preparación

Pelaremos y rallaremos la cebolla y la reservaremos.

Picaremos el jamón en trocitos pequeños y lo reservaremos.

Lavaremos y secaremos las espinacas y las reservaremos.

Pondremos una olla al fuego con agua y sal y cuando hierva añadiremos los ñoquis y los dejaremos hasta que floten, en el momento que estén, los retiraremos y colaremos.

Pondremos al fuego una sartén con unas gotitas de aceite y agregaremos los ñoquis cocidos y los dejaremos dorar.

Mientras se van cocinando los ñoquis prepararemos la salsa.

Para la salsa, pondremos una cazuela al juego, con un chorrito de aceite, cuando esté caliente añadiremos la cebolla, previamente rallada o cortada en trocitos y la dejaremos pochar.

Incorporaremos el jamón y dejaremos que vayan friéndose, añadiremos las espinacas y removeremos bien, hasta que veamos que se han reducido.

Agregaremos la nata o la leche evaporada y una pizca de pimienta negra.

Iremos removiendo para integrarla con el resto de ingredientes y se vaya espesando a nuestro gusto.

Añadiremos los ñoquis y el queso parmesano, removeremos para mezclar todos los ingredientes.

Dejaremos unos pocos minutos, para que todos los ingredientes estén integrados.

Serviremos en enseguida, en el momento de servir, podemos añadir un poco más de queso parmesano.

Propiedades de la patata

La patata es un maravilloso tubérculo originario de los Andes, nos proporciona energía a raudales y aumenta el nivel de concentración.

Esta hortaliza, proporciona a nuestro organismo una fuente esencial de energía, por lo que son especialmente importantes, incluso en las dietas.

Las patatas, provocan la estimulación inmunológica, gracias a su contenido en vitamina C.

También son una fuente de vitamina B; ácido fólico y minerales, como: potasio, magnesio y el hierro.

Este preciado tubérculo, contiene kukoaminas, las cuales ayudan a reducir la presión arterial.

Además, contienen 60 tipos diferentes de fitoquímicos y vitaminas en su piel, entre ellos, flavonoides, que protegen nuestro organismo frente a las enfermedades cardiovasculares, al disminuir los niveles de LDL, o también, conocido como colesterol malo y mantener las arterias libres de grasa.

Las vitaminas B, nos ayudan a proteger nuestras arterias. Concretamente la vitamina B6, que se encuentra en las patatas, reduce los niveles de una molécula, conocida como: homocisteína, implicada en la inflamación y el buen funcionamiento de las arterias. Los niveles elevados de esta molécula, se encuentran asociados con el aumento del riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Beneficios de las patatas 

Nos aporta fibra dietética, que nos ayuda a tener una digestión saludable y en el tránsito intestinal, protegiéndonos de enfermedades, como: el cáncer de colon.

Además, la Vitamina B6, es necesaria para la renovación celular, para tener un sistema nervioso saludable, junto con un estado de ánimo equilibrado.

La patata, es uno de los alimentos más ricos en potasio, un mineral esencial en la dieta de las personas hipertensas.

Una forma de cocinarlas, es asarlas al horno o hervirlas con su propia piel, de esta manera, aprovecharemos mejor el contenido en vitamina C y B, que se encuentra en la piel de este tubérculo.

La patata, es un alimento básico en la dieta de los más pequeños de la casa, ya que aporta energía a medio y largo plazo; además, de favorecer la producción de masa ósea y estimular el crecimiento.

No obstante, debemos tener cuidado con los carbohidratos que nos aportan las patatas, debido a su elevado índice calórico.

Propiedades de las espinacas

Hay alimentos que contribuyen a mejorar el estado de ánimo. ¡Uno de estos alimentos son las espinacas!

Esta hortaliza es muy rica en vitaminas y minerales, sus propiedades contribuyen a mejorar las reacciones químicas del cuerpo, que intervienen en la producción de energía.

Uno de sus componentes es el hierro, esta sustancia, mejora la respiración celular y la formación de glóbulos rojos, por lo tanto, en casos de anemia este alimento es un buen aliado.

Cuando preparas platos con espinacas, debes hacer platos pequeños, es mejor comer pequeñas raciones de acompañamiento y hacerlos dos o 3 veces a la semana, antes que tomar una sola ración grande.

Para aprovechar todos los nutrientes, puedes añadir unas gotas de limón. Este alimento, aporta muchos minerales y pocas calorías. Deben cocinarse hervidas o salteadas con poco aceite, de esta manera nos ayudarán a bajar los kilos de más.

Una ración de espinacas, duplica las cantidades de vitamina A y C, que necesita nuestro organismo y proporciona una tercera parte de la dosis que se requiere de vitamina E. Incluir estos nutrientes en la dieta es la forma más sana de prevenir enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Debido a su contenido en calcio y en vitamina K, comer espinacas de forma habitual, fortalece nuestros huesos. Para que se absorba mejor el contenido en calcio vegetal, podemos prepararlas en crema, gratinadas, en ensalada con parmesano, etc..

No obstante, debes tener cuidado en el consumo elevado de esta hortaliza, pues su alto contenido en oxalatos, favorece la formación de piedras en el riñón. Por lo tanto, si eres propenso, te aconsejamos que las consumas siempre hervidas, pues esta forma de cocinarlos, reduce un 15% la presencia de este compuesto, cambiándoles el agua a media cocción.

Comiéndolas crudas en ensaladas, se aprovecha su riqueza en potasio, vitamina C y ácido fólico.

Un zumo de espinacas también actuará como un suave laxante capaz de limpiar el tubo digestivo, en el caso de que no te agrade su sabor, puedes combinarlo con zumo de pera o manzana o, combinando todos estos zumos juntos.

error: