Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Pechuga de pavo con berenjena en salsa

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

En esta ocasión, os mostramos como preparar una deliciosa pechuga de pavo con berenjena y salsa, deliciosa, muy sencilla y perfecta para dejar preparada de un día para otro.

Con este plato, nos beneficiamos de todas las propiedades, que nos aporta el pavo y las berenjenas.

Ingredientes 

  • 1 pechuga de pavo
  • 1 berenjena
  • 200g de tomate triturado al natural
  • 1 diente de ajo sin el germen
  • 100ml de vino blanco
  • Tomillo seco
  • Orégano seco
  • Agua
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva

Preparación

Para empezar a preparar esta receta, pelaremos y picaremos el ajo y lo reservaremos.

Cortaremos en trozos de bocado, la pechuga de pavo y la reservaremos.

Lavaremos y trocearemos la berenjena en trozos medianos y desecharemos los extremos.

Pondremos una sartén al fuego, con un chorrito de aceite, añadiremos la pechuga de pavo, previamente salpimentado.

Dejaremos que se doré por todos los lados, lo retiraremos y lo reservaremos.

Pondremos una cazuela al fuego, con un chorrito pequeño de aceite y cuando esté caliente, añadiremos la berenjena y dejaremos que se vaya dorando.

Añadiremos el ajo, removeremos y dejaremos un par de minutos.

Incorporaremos el tomate, una pizca de sal y dejaremos que se vaya haciendo el tomate.

Añadiremos el pavo con sus jugos, espolvorearemos con una pizca de orégano y tomillo,  removeremos y dejaremos al fuego, durante unos minutos para que se integren todos los ingredientes y sabores.

Incorporaremos un poco de agua, en el caso que veamos que nos quedamos sin salsa, a continuación, rectificaremos el punto de sal, si vemos que es necesario.

Ya tendremos nuestro pavo con berenjena, preparado para servir.

                           

Propiedades de las berenjenas

Este vegetal, se encuentra compuesto por unos componentes amargos, que son los principales responsables de su acción terapéutica.

La berenjena, estimula la función del hígado, y previene la formación de piedras en la vesícula, siempre y cuando, se cocine de forma sencilla, para que se aprovechen todos sus nutrientes y vitaminas.

En la parte de la piel y las semillas, encontramos su mayor proporción de fibra, por lo que, aquellas personas que tengan dificultades para ir al baño, es importante que cuando preparen este vegetal, incluyan las berenjenas en sus preparaciones, como acompañante o guarnición de carne, etc…

Contiene ácido clorogénico y pigmentos antioxidantes en su piel, el consumo regular de este vegetal, nos ayuda en la metabolización del azúcar, reduce el colesterol y previene el cáncer.

La pulpa, contiene una mayor proporción de potasio, por lo que la convierte en un alimento capaz de mejorar el control de la hipertensión y activar la circulación.

Además, nos proporciona una mayor protección frente la anemia, retrasa el envejecimiento de las células, fortalece el hígado e impide que los niveles de colesterol LDL (“colesterol malo”) ascienda.

Gracias a su poder calórico y su alto contenido en agua, se recomienda incorporar este alimento en las dietas de adelgazamiento.

En esta hortaliza, encontraremos una gama muy amplia de minerales (ácido fólico, potasio, manganesio, fósforo, cobre, tiamina, niacina magnesio y ácido pantoténico) y vitaminas (C, K, B6) y fibra.

No obstantes, todos los excesos son malos, todo vegetal o fruta que nos aporte nutrientes y vitaminas, si se consume de forma excesiva, puede causar problemas. De hecho, en la antigüedad, este vegetal era conocido por la “manzana loca”, debido a la creencia de que el consumo cotidiano de berenjenas durante 1 mes, podría ocasionar demencia.

NOTA: nunca se deben consumir crudas, pues tiene una sustancia tóxica, que solamente se destruye con su cocción.

error: