Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Canelones de carne tradicionales

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Hoy os traigo una receta de canelones de carne tradicionales muy fácil de preparar.

Es una de las recetas típicas, que pasan de madres a hijas; además, siempre apetece, un domingo, tomar unos canelones caseros. Debéis tener en cuenta que los caneleones son muy laboriosos, pero vale la pena prepararlos en casa, ya que son más saludables y podéis prepararlos de muchas maneras distintas, con rellenos muy originales.

También os proporcionamos los mejores trucos para conseguir una bechamel perfecta, ya que es algo fundamental para conseguir unos buenos canelones.

Diferentes rellenos para los canelones

¿Buscáis alternativas a los canelones tradicionales, para salir del aburrimiento? otra opción perfecta es canelones de pollo, canelones de verdura, canelones de marisco, de atún, etc, ya que quedan espectaculares. En nuestro caso, os recomendamos, que para preparar el rustido o cualquier otro relleno, lo realicéis el día antes, y lo dejéis reposar, ya que así, quedará mucho más sabroso.

La bechamel es una de las partes más importantes, en el momento de preparar unos buenos canelones, por este motivo, os vamos a mostrar el secreto para preparar la bechamel perfecta.

Lo primero que debéis hacer es tamizar la harina con un colador para que no se formen grumos y agregar la leche a temperatura ambiente. Esto hará que no se formen grumos y salga una bechamel muy cremosa. Recordad que siempre debéis cocinar bien la harina para que no sepa a crudo y una vez que tengáis la bechamel hecha, dejarla cocer a fuego lento durante 4 a 5 minutos para que se haga bien.

Ingredientes 

  • 1/4 kg de ternera
  • 1/4 kg carne magra melosa
  • 1 pechugas de pollo
  • 2 hígados pollo
  • Láminas de pasta para canelones, la cantidad, dependerá de la bandeja que uséis.
  • 125 g de tomate triturado natural
  • 1 Cebolla
  • 125 ml de coñac
  • 50 ml de leche
  • 1 ajo sin el germen
  • Pimienta negra al gusto
  • manteca de cerdo
  • Sal

Ingredientes para la bechamel

  • 1 litro de leche
  • 2-3 cucharadas de harina
  • Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Preparación

Empezaremos la receta salpimentando la carne.

En una cazuela, pondremos la manteca de cerdo y cuando esté caliente, añadiremos toda la carne (la pechuga, la carne magra, la ternera y los hígados) y los dejaremos dorándose.

Mientras la carne, se va dorando, rallaremos la cebolla y el ajo.

Cuando la carne esté hecha, la retiraremos y en la misma cazuela, añadiremos la cebolla y el ajo y dejaremos que se vaya rehogando, a continuación agregaremos el tomate triturado, una pizca de sal y dejaremos que se termine de hacer el sofrito.

A continuación, añadiremos el coñac y dejaremos que se vaya reduciendo el alcochol. Pasados unos breves minutos, agregaremos las carnes que habíamos cocinado y mezclaremos bien, para que se integre con el sofrito.

En el caso, que veáis que queda espeso, podéis añadir un poco de agua.

Dejaremos que quede la carne bien rustida, y pasados unos minutos, dejaremos enfriar.

Cuando esté fría, la pasaremos por la picadora y la dejaremos al pinto que más nos guste.

A continuación, pondremos una sartén al fuego, con mantequilla, la harina, dejaremos que se dore un poco la harina y añadiremos la carne picada, y poco a poco, añadiremos la leche, una pizca más de sal y pimienta a vuestro gusto.

Iremos removiendo, hasta que la masa se despegue de la sartén. Os aconsejamos qué en este momento, probéis el sabor, por si debéis añadir un poco más de sal o pimienta.

Cuando la tengamos en este punto, la retiraremos del fuego y la dejaremos enfriar y reposar.

Sumergiremos las láminas de canelones en agua caliente, hasta que estén hidratadas, es mucho más fácil si seguís las instrucciones que os indican en el paquete, generalmente suele ser, durante 10-15 minutos.

Una vez estén hechas, las introduciremos en una cazuela con agua fría, para que no se peguen.

Una vez tengamos las láminas de canelones al punto, las iremos rellenando con la masa de carne que habíamos preparado y habíamos dejado enfriar, pero aún no los introduciremos en la bandeja del horno, ya que en la base, expandiremos una ligera capa de bechamel.

Preparación de la bechamel

Pondremos una cazuela al fuego, con la mantequilla, y dejaremos que se vaya deshaciendo.

Una vez, deshecha, incorporaremos las cucharadas de harina, previamente tamizada, removeremos bien, para que se dore y se deshaga. Poco a poco, iremos incorporando la leche, junto con la pizca de sal, la pimienta negra y la nuez mocada.

Iremos removiendo para que quede una mezcla clara y ligeramente espesa, sin grumos.

Cuando la tengamos preparada, la retiraremos del fuego.

Añadiremos en la bandeja, una primera capa de bechamel, para que no se peguen las láminas en la bandeja.

Una vez estén rellenos, los iremos depositando en la bandeja, cuando los tengamos todos rellenos, incorporaremos la bechamel, de manera que cubra los canelones y espolvorearemos queso rallado en abundancia, por encima.

Dejaremos en el horno, a 180º, durante unos 20-25 minutos aproximadamente y 5 minutos más, para gratinar los canelones. El tiempo y la temperatura, dependerán de cada horno, por eso, os recomendamos que vayáis vigilando, que no se queme.

Una vez haya pasado este tiempo, podremos retirar los canelones y ya la tendremos preparados para servir.

¡Buen provecho!

 

error: