Saltar al contenido
La Maleta de Maggie

Patatas rellenas de verduras

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Las recetas de patatas rellenas nos encantan, por eso en esta ocasión, os mostramos cómo preparamos unas sabrosas patatas rellenas de verduras, saludables y deliciosas, se os hará la boca agua.

Ingredientes: (4 personas)

  • 4 patatas nuevas medianas
  • 1 calabacín pequeño
  • 1 pimiento verde pequeño
  • ½ cebolla pequeña
  • 1 berenjena pequeña
  • 3 cucharadas de queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Queso para gratinar 4 quesos
  • Aceite de oliva

Preparación:

Empezaremos la receta poniendo una cazuela con agua, sal y las patatas, al fuego y dejaremos que se vayan cociendo, hasta que al pincharlas notemos, que estén tiernas.

Cuando estén, las escurriremos y las dejaremos enfriar.

Una vez frías, las partiremos por la mitad y con la ayuda de una cuchara de postre, retiraremos la pulpa, dejando un pequeño grosor en los bordes y las reservaremos.

Lavaremos y picaremos en trozos pequeños el calabacín, la berenjena y el pimiento, desechando la parte de los tallos y las semillas y los reservaremos.

A continuación, pelaremos y picaremos la cebolla y la reservaremos.

Pondremos una sartén al fuego, con un chorrito de aceite y cuando esté caliente, añadiremos las verduras: el calabacín, la berenjena, el pimiento y la cebolla. Dejaremos que se vaya haciendo y añadiremos la sal al gusto.

Cuando las tengamos hechas, las retiraremos y colaremos para desechar el posible exceso de aceite.

Pondremos las verduras en un bol y añadiremos un poco de la pulpa de patata, (la cantidad dependerá de vosotros), previamente chafada, junto con el queso parmesano, salpimentaremos y mezclaremos bien todos los ingredientes.

Con la mezcla de verduras, rellenaremos las patatas y a continuación, las espolvorearemos con queso de gratinar.

A medida que las vayamos teniendo preparadas, las iremos dejando en una bandeja apta para horno.

A continuación, las llevaremos al horno previamente calentado a 180º y las dejaremos cocer durante 20 minutos, hasta que veamos que están doradas.

Pasados estos 20 minutos, ya las tendremos preparadas para servir.

Con la patata que nos sobra, podemos preparar distintas recetas, como: buñuelos de patata, etc.

Propiedades de la patata

La patata es un maravilloso tubérculo originario de los Andes, nos proporciona energía a raudales y aumenta el nivel de concentración.

Esta hortaliza, proporciona a nuestro organismo una fuente esencial de energía, por lo que son especialmente importantes, incluso en las dietas.

Las patatas, provocan la estimulación inmunológica, gracias a su contenido en vitamina C.

También son una fuente de vitamina B; ácido fólico y minerales, como: potasio, magnesio y el hierro.

Este preciado tubérculo, contiene kukoaminas, las cuales ayudan a reducir la presión arterial.

Además, contienen 60 tipos diferentes de fitoquímicos y vitaminas en su piel, entre ellos, flavonoides, que protegen nuestro organismo frente a las enfermedades cardiovasculares, al disminuir los niveles de LDL, o también, conocido como colesterol malo y mantener las arterias libres de grasa.

Las vitaminas B, nos ayudan a proteger nuestras arterias. Concretamente la vitamina B6, que se encuentra en las patatas, reduce los niveles de una molécula, conocida como: homocisteína, implicada en la inflamación y el buen funcionamiento de las arterias. Los niveles elevados de esta molécula, se encuentran asociados con el aumento del riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Beneficios de las patatas 

Nos aporta fibra dietética, que nos ayuda a tener una digestión saludable y en el tránsito intestinal, protegiéndonos de enfermedades, como: el cáncer de colon.

Además, la Vitamina B6, es necesaria para la renovación celular, para tener un sistema nervioso saludable, junto con un estado de ánimo equilibrado.

La patata, es uno de los alimentos más ricos en potasio, un mineral esencial en la dieta de las personas hipertensas.

Una forma de cocinarlas, es asarlas al horno o hervirlas con su propia piel, de esta manera, aprovecharemos mejor el contenido en vitamina C y B, que se encuentra en la piel de este tubérculo.

La patata, es un alimento básico en la dieta de los más pequeños de la casa, ya que aporta energía a medio y largo plazo; además, de favorecer la producción de masa ósea y estimular el crecimiento.

No obstante, debemos tener cuidado con los carbohidratos que nos aportan las patatas, debido a su elevado índice calórico.

Propiedades del Calabacín 

Este alimento tan ligero, es capaz de estimular el metabolismo, aumentando la eliminación de la grasa.

Si incluimos el calabacín en la dieta, conseguiremos perder peso sin que perdamos el aporte de nutrientes y sin temor a sentirse sin falta de energía en pocas semanas.

Una manera de conseguir aprovechar casi de forma íntegra su alto contenido en vitamina A, para beneficiarnos al máximo de la acción protectora de nuestra piel, es hervir o freír brevemente con un chorro de aceite, debido a que esta vitamina necesita grasas para disolverse mejor.

En la piel de esta hortaliza se encuentra su mayor proporción de magnesio, mineral que nos ayuda a fortalecer el corazón, los músculos y la vitamina E, nos ayudará a mejorar nuestra salud.

Contiene mucha agua, por lo que es ligera y tiene una gran acción diurética y depurativa.

Se puede cocinar de muchas maneras: salteado, condimentado con curry, comino, etc.. Siendo un acompañamiento perfecto para carnes de difícil digestión.

Debido a su contenido en fibra, el calabacín protege las paredes del estómago del exceso de acidez desinflamando y suavizando el intestino y mejorando el estreñimiento (sobretodo en casos de: gastritis, ardor…)

Si estas realizando una dieta, es perfecto que añadas esta hortaliza en tus platos, pues su efecto saciante, combinado con hidratos de carbono, evitará subidas de azúcar en sangre y por lo tanto, también se reducirá el aumento de depósitos de grasas.

Para preparar este alimento, es muy importante que este vegetal esté en su punto óptimo de madurez, pues la pectina que contiene este vegetal la hace muy suave a la hora de cocerla cuando todavía no está bien madura. No obstante, si ya está madura, su contenido en fibra es mayor.

En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de calabacines: el amarillo suele comerse crudo, acompañado junto con zumo de limón; de esta manera, podemos obtener todos sus beneficios. Siempre debemos comer el calabacín fresco y es recomendable no guardarlo más de cinco días en el refrigerador ya que de este modo, se corre el riesgo de perder sus aportes vitamínicos.

Te aconsejamos que para tener una sana alimentación siempre se deben incluir en los platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales, no pueden faltar: los calabacines, el bróquil, las espinacas, etc…

Propiedades del pimiento

Los pimientos, son verduras originarias de América, que pueden comerse tanto crudas, hervidas como asadas.

Hay muchísima variedad de pimientos, por lo que, es importante tener en cuenta que la variedad de pimientos picantes, pueden resultar irritantes para el estómago y además, pueden ejercer un efecto muy laxante en aquellas personas que son propensas a padecer diarreas.

Destaca también por su alto contenido en betacaroteno (que al entrar en el organismo se transforma en vitamina A). Específicamente, el betacaroteno ayuda a prevenir el cáncer, las hemorragias cerebrales, las cataratas, y las enfermedades cardiovasculares.

Este ingrediente es básico en la dieta mediterránea, a continuación os explicaremos las propiedades de esta fantástica hortaliza; pues es uno de los alimentos con una de las mayores concentraciones en antioxidantes.

  • Contiene gran cantidad de vitamina A y C. Esta combinación de vitaminas, ayuda a prevenir la sequedad de la piel y la aparición de arrugas prematuras.
  • Mejora la agudeza visual.
  • Aumenta la absorción del hierro.
  • Fortalece el corazón y activa la circulación sanguínea, debido a su acción anticoagulante.
  • Proporciona fibra, por lo que actúa como saciante y ayuda a prevenir el estreñimiento.
  • Reduce la absorción de grasas a nivel intestinal.

Los pimientos picantes, contienen capsaicina, elemento ideal para reducir el riesgo de trombosis.

Las personas que incluyen este vegetal en su dieta, presentan un menor riesgo de padecer enfermedades degenerativas.

El pimiento rojo, tiene un valor nutricional más alto que el verde. No obstante, el pimiento verde, destaca por su escaso aporte calórico, debido a que posee la mitad de azúcares y por su mayor contenido en ácido fólico.

Los pimientos rojos son una fuente de betacarotenos y licopeno, dos pigmentos antioxidantes que previenen el cáncer del pulmón, vejiga, estómago y cuello del útero, etc…

El pimiento tiene un gran poder antioxidante, es bajo en calorías y contiene poco sodio, por lo que es ideal para aquellas dietas bajas en sal.

No obstante, aquellas personas que padecen problemas del aparato digestivo; como: gastritis o úlceras, deben tener especial cuidado, y evitar incorporarlos en la dieta; ya que podrían irritar la mucosa del intestino.

¡Espero que esta información te sea útil y añadas a tu dieta, esta maravillosa hortaliza!

Summary
recipe image
Recipe Name
Patatas rellenas de verduras
Author Name
Published On
error: